Bienestar y calidad de vida

Estar afectado por una enfermedad crónica, un control médico frecuente y asumir las consecuencias de la enfermedad alteran a menudo la calidad de vida de los afectados. Pero podemos intentar remediarlo:

 

1. TRATARSE

bienestarLo esencial para volver a encontrar un confort de vida es hacer desaparecer o reducir los síntomas de la enfermedad “controlando” la inflamación que provoca . Puesto que es responsable en las enfermedades reumáticas inflamatorias del dolor, rigidez, inflamaciones muy molestas y en cierto tiempo la alteración de las articulaciones. Reducir estos síntomas y preservar las articulaciones son los objetivos de los tratamientos de fondo. Para algunos pacientes se cumple el objetivo pero para otros la mejoría solo es parcial. Se añaden entonces tratamientos antiinflamatorios y otros contra el dolor.
bienestarRegularmente y durante mucho tiempo el control médico te va a permitir verificar la eficacia de los tratamientos, que ningún efecto secundario indeseable aparezca y para  diagnosticar posibles otras enfermedades que puedan aparecer. Estos contratiempos de citas y revisiones frecuentes pueden ser fastidiosas y penibles, pero es el precio a pagar para beneficiarse del mejor tratamiento y en las mejores condiciones de seguridad.

2. NO ESPERAR TODAS LAS SOLUCIONES DEL MÉDICO

Además del tratamiento médico, cada persona puede actuar para preservar su salud para encontrar ese bienestar y autonomía. Interesándose por los mecanismos de la enfermedad, entendiendo cómo actúan los medicamentos para utilizarlos mejor y vigilándose para actuar rápido en caso de algo inhabitual.

3. CUIDARSE

bienestarAlgunos riesgos relacionados con la enfermedad pueden prevenirse cuidándose. Cada situación y cada persona es diferente por lo tanto hay una solución para cada uno de nosotros.

Podemos actuar en nuestra vida diaria en diferentes aspectos y seguro que no tenemos por qué cambiar todas nuestras costumbres, pero seguro que no todas son buenas. Pararse a reflexionar es el primer paso.

4. MOVERSE Y COMER BIEN

bienestarRealizar ejercicio es fundamental para nuestras articulaciones y nuestro equilibrio. Estar en la mejor forma posible es una prioridad, más si cabe si estás afectado por una enfermedad reumática. Muchas veces basta con hacer un poquito más que el mes anterior y así cada mes. Es también un arma eficaz con otra la fatiga. Lo mismo ocurre con la alimentación.

Hay que escuchar lo que nos dice el cuerpo, hay que evitar el sobrepeso o la falta de este y asegurarse de tomar todos los nutrientes y vitáminas necesarios. Evitando excesos en grasas, azúcar y sal para proteger el sistema cardiovascular.

5. EVITAR EL ESTRÉS

bienestarCualquier cosa es buena para relajarse y no dejarse invadir por las preocupaciones o todas las cosas importantes que tenemos que hacer. Actividades manuales, artísticas, intelectuales, físicas o de relajación. Da igual! Lo esencial es desconectar.
El impacto del estrés en las enfermedades inflamatorias es conocido por los especialistas pero no es tenido en cuenta muchas veces por los afectados, para evitarlo date permiso de pasar momentos agradables.

6. ADAPTARSE Y ADAPTAR SU ENTORNO

bienestarCuando aparece la enfermedad y si los tratamientos tardan en hacer efecto hay a menudo momentos difíciles y es cuando te haces un montón de preguntas: ¿Cómo voy a poder hacer esto? ¿Qué cambios se van a producir en mi vida? ¿Cómo va a evolucionar mi salud? ¿Cual va a ser mi futuro?.

Cuidarse es evidentemente tener en cuenta su estado de salud y aceptar dedicarle tiempo. Pero también es adaptarse a un ritmo de vida más acorde con sus posibilidades físicas y a su fatiga.

7. NO AL DOLOR

bienestarNo hay que resignarse a tener dolor. Los tratamientos de fondo reducen el dolor inflamatorio, los antiinflamatorios, analgésicos, la relajación,…hay muchas posibilidades para evitar el dolor. Consulte con su médico.

8. ADAPTARSE PERO NO RESIGNARSE

No olvidemos que los pacientes somos parte activa de nuestra enfermedad. Pero para actuar a veces necesitamos encontrar ideas, ayuda. También poder contar y escuchar testimonios de otros afectados.

Participa en Agaer, cuéntanos tu testimonio, sé voluntario, danos ideas, o tu tiempo…anímate!. Juntos es más fácil y juntos somos más fuertes para reveindicar ante los poderos públicos nuestras necesidades y derechos.
Biografía: Dossier Polyarthrite infos AFPric

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *