Ideas para controlar el dolor

Tome las riendas

Su mente juega un papel importante en la forma en que usted siente el dolor y responde a la enfermedad. Algunas personas con algunas enfermedades reumáticas pueden sentirse desvalidas y deprimidas. Junto con estos sentimientos disminuye la actividad, baja la autoestima y aumenta el dolor. Utilice los siguientes consejos para crear una sensación de control personal por medio de la adaptación de sus pensamientos y acciones.

MANTENGA UNA ACTITUD POSITIVA
Algunas enfermedades reumáticas quizá limiten algunas de las cosas que puede hacer, pero la enfermedad no tiene por qué controlar su vida. Una manera de reducir su dolor es centrar su vida en torno al bienestar y no en torno al dolor o a la enfermedad. Esto implica:

  • mantener pensamientos positivos,
  • tener sentido del humor,
  • comer una dieta equilibrada,
  • hacer ejercicio habitualmente,
  • rodearse de personas positivas,
  • disfrutar de actividades con sus amigos y familia.

También implica seguir su plan terapéutico, el indicado por su médico de cabecera y/o reumatólogo, tomar los medicamentos adecuadamente y practicar relajación.


NO SE CENTRE EN EL DOLOR

¿Con qué frecuencia piensa en su dolor? El tiempo que dedica a pensar en el dolor está directamente relacionado a la incomodidad que siente. Las personas que están inmersas en su dolor tienden a sentirlo con más intensidad que aquellas que no lo están. Una manera de alejar su mente del dolor es centrarse en alguna otra cosa.

Todos tenemos la capacidad de distraernos del dolor. Cuanto más se ocupe en algo externo a su cuerpo, como por ejemplo un pasatiempo u otra actividad, menos pendiente estará de su molestia física. Si no puede evitar pensar en el dolor, trate de pensar en él de una manera distinta. Por ejemplo, si su dolor empeora después de permanecer sentado por un tiempo, tal vez su cuerpo esté indicándole que se levante y se mueva.

Mantenga una autoestima positiva. Lo que nos decimos a nosotros mismos a menudo determina lo que hacemos y la forma en que enfrentamos la vida. Por ejemplo, usted puede volver a su casa del trabajo y pensar, “No tengo ganas de hacer ejercicio hoy. Hace mal tiempo y no tengo a nadie con quien caminar, y además, ya hice ejercicio dos veces esta semana”. O quizás, enfoque la situación desde una perspectiva diferente y piense, “Hoy no tengo ganas de hacer ejercicio, pero sé que después me voy a sentir mejor y me será más fácil dormir”.

Estos ejemplos ilustran el aspecto del discurso positivo consigo mismo y cada uno puede afectar el modo en que percibe el dolor. Los mensajes negativos pueden conducirle a sentir más dolor, mientras que los mensajes positivos le pueden ayudar a distraerse.

Cambiar un autodiscurso negativo por uno positivo puede ser todo un desafío. Para lograr este cambio, siga estos tres pasos:

  1. Enumere las afirmaciones negativas de su autoestima.
  2. Cambie cada afirmación negativa por una positiva. Por ejemplo, “Estoy cansado y no tengo ganas salir, pero si no voy me puedo perder algunos buenos momentos con mi familia o amigos”
  3. Practique la autoestima positiva. Al principio le puede parecer complicado, pero rápidamente descubrirá que le puede servir de gran ayuda.
CAMBIE SUS HÁBITOS DE DOLOR.
Es fácil caer en el hábito de tomar más medicación o de mantener comportamientos insalubres, tales como beber alcohol, para escapar del dolor. Si responde “sí” a cualquiera de las preguntas de abajo, debería considerar nuevas maneras de controlar su dolor.
  • ¿Pasa mucho tiempo en cama, aparte del tiempo regular para dormir?
  • ¿Bebe alcohol para aliviar su dolor?
  • ¿Habla sobre el dolor o de su enfermedad durante gran parte del tiempo?

El cambio de hábitos para controlar el dolor le ayudará a sentirse mejor. Un modo de realizar este cambio es haciendo algo positivo que sustituya al hábito antiguo. Refuerce su cambio de conducta gratificándose cada vez que haga algo positivo; quizás pasando un tiempo extra en alguna actividad relajante o tomándose 10 minutos adicionales para leer el periódico por la mañana.
Hable de estos hábitos con su médico, enfermera o profesional sanitario.
Fuente: http://www.arthritis.org

Un comentario sobre “Ideas para controlar el dolor

  • el 17 octubre, 2017 a las 9:06 am
    Permalink

    Josefa Menéndez Hermoso
    el 16 septiembre, 2017 a las 11:28 pm
    Permalink
    Permalink
    Empecé en mayo del 2015 hacia senderismo llena de vida mis fines de semana eran
    felices, y en mayo del 2015 empecé que la cintura como que no me sostenía el cuerpo.
    y me fue cogiendo a los glúteos, y caderas, con dolor y con un cansancio aplastante, yo era muy activa y verme sin fuerza y con dolor, no podia estar periodos sentada ni de pies se me ponía una rigidez en la cintura y dolor así 10 meses en los que hice rehabilitación después de tomar Orudis 100 Inyectable 12 pinchazos no sentí alivio y un mes en la escuela de la espalda y con pastillas inflamatorios, y un Gel Flogoprofen 50mg y un fisio una vez al mes, Después de los 10 meses me ha dado una tregua de dos horas y media o tres, a las mañanas bajo ha nadar media hora suave, al poli 3 días natación y 3 estiramientos, pero cuando subo ha casa a las tres horas tengo que tirarme ha la esterilla otra vez hacer una hora de ejercicio, para hacer dos recados o dar un paseo de una hora, así todos los días, no puedo hacer un dia entero, estoy limitada me han diagnosticado una esclerodermia limitada cutánea y me hacen un seguimiento, pero yo tengo 68 años y ya no puedo hacer lo que hacia antes, es que encima tengo artrosis en la L1 – L2 – y lumbalgia crónica mecánica estoy emocionalmente mal tomo Paracetamol de 1 mg 3 al dia y un relajante muscular Diazepan Prodes mg

    Respuesta

    Josefa Menéndez Hermoso

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *