Tomás, artritis reumatoide

Hola, me llamo Tomás. Tengo 61 años. Tuve los primeros síntomas de Artritis Reumatoide, después de varias analíticas, di positivo en la enfermedad.

tomasLos primeros síntomas fueron unos dolores muy fuertes en las dos manos, en un principio, no mostraba inflamación en ellas, sí un enrojecimiento de las manos. Yo creía que era como consecuencia del trabajo tan duro que había tenido ese día, porque el dolor tan intenso aparecía durante la noche.

Una vez que me diagnosticaron la enfermedad, me explicaron muy bien los doctores, que era una enfermedad crónica. Me recetaron los medicamentos que por aquella época había: anti-inflamatorios sales de oro. Dichos fármacos no daban los resultados que uno podía desear, sobretodo cuando aparecían las crisis o rebrotes más fuertes.

Transcurrido el tiempo, pasé días mejores y peores en los cuales iba llevando como mejor podía los dolores y el malestar general, tenía sobre todo mucha inflamación en las manos, en las rodillas y en los pies. Como consecuencia de ello, me tuve que someter a varias intervenciones quirúrgicas en las manos, pues, se me formaban en las partes exteriores de las manos, unas inflamaciones muy llamativas, llamadas Sinovitis, las cuales, tenían que quitarme pues se formaban alrededor de los tendones y se corria el riesgo que se deterioran hasta el extremo de romperse dichos tendones.

tomasPasado un tiempo, me empezaron a doler mucho los tobillos. Me hicieron radiografías y me comunicaron, que me tenían que operar del tobillo izquierdo, en el que después de la operación fui mejorando muy bien hasta que me desaparecieron los dolores. En el pie derecho, me ocurrió lo mismo. A día de hoy, estoy satisfecho de los resultados en los tobillos, no he vuelto a tener tantos dolores.

Como todos sabemos, sobretodo, los que llevamos más tiempo con la enfermedad, está compuesta por episodios, en la que aparecen los brotes más agresivos, cuando menos te lo esperas.

En el tiempo que estuve con las intervenciones de los tobillos, aparecieron nuevos tratamientos biológicos, que para mí, fueron de un gran alivio en cuanto a dolores e inflamaciones.

En mi vida cotidiana, me escudaba en el trabajo para así tratar de olvidad la enfermedad y pensar menos en ella, pero lo único que conseguía, era más deterioro en las manos y en otras partes. MI trabajo era de mecánico montador, siempre estaba sometido a hacer mucha fuerza con las manos, muchos viajes y siempre con mucha presión, asi que cuando aparecieron los brotes, eran muy fuertes.

Con esto llego a la conclusión de QUE DEBEMOS CUIDARNOS TODO LO MÁS POSIBLE y a tener en cuenta, las recomendaciones de los médicos.

Yo cuando más mejoría he notado ha sido cuando dejé de trabajar, al darme la incapacidad laboral.

Bueno, poco más puedo añadir, espero haber podido escribir con claridad y que me entiendan. Todos-as que la lean y si sirve de ayuda, me alegraré. Os deseo mucho ánimo, un saludo  y os deseo todo lo mejor.

TOMAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *